Cuando las llamas quedan fuera de casa: puertas cortafuego

Cuando las llamas quedan fuera de casa: puertas cortafuego

La puerta cortafuego o puerta RF (resistente al fuego) sirve para impedir la propagación del fuego mediante un sistema de compartimentación y que permite la rápida evacuación en un edificio.

Se considera una puerta resistente al fuego cuando es:

  • Estable al fuego
  • Estanca a las llamas
  • Estanca a humos y gases
  • Térmicamente aislante durante un tiempo determinado.

Pueden ser de metal, madera o vidrio. Las puertas de metal son las más eficaces. Normalmente fabricadas con dos chapas de acero y lana de roca en su interior. Pueden ser de una o dos hojas, y en cuanto al sistema de apertura se fabrican abatibles, correderas, corredera suspendida, guillotina, de elevación, enrollable y pivotante. Las puertas de vidrio son menos eficaces, pero de mejor apariencia. Suelen instalarse en edificios singulares.

Se debe prestar especial atención a su instalación y su mantenimiento. Hay que fijarse en el recubrimiento del marco y en la holgura que queda entre este y la puerta. En cuanto al mantenimiento, se debe comprobar que la puerta cierra completamente cuando se deja suelta y que el burlete termoexpandente sigue adherido.

Regulación

En la actualidad, para definir y evaluar si una puerta es resistente al fuego existen dos normas de ensayo y dos criterios de clasificación.

  • Estabilidad mecánica o “Estable al fuego” durante un tiempo determinado (30-60-90 minutos = E-30, E-60, E-90)
  • Estanqueidad a las llamas durante un tiempo determinado (30-60-90 minutos)
  • El aislamiento a los humos y gases o “parallamas” 30-60-90 minutos” (PF-30, PF-60, PF-90)

El último punto corresponde a la capacidad de impedir el paso de humos y gases durante un tiempo determinado. Este criterio es importante, porque la mayor parte de las muertes en situación de incendio se producen por la asfixia derivada de la inhalación de humos y gases, así como por el pánico generado por el humo.

Uso adecuado

“Estas puertas cortafuegos tienen que permanecer cerradas, pero en algunos edificios ponen sacos terreros para evitarlo, o están sin cerraduras o sin barras antipánico…”, dice José Torres, experto español en seguridad edilicia. Una vez que las puertas cortafuegos están instaladas en los edificios, y estos entregados tras la inspección técnica, son las comunidades de vecinos las que se tienen que encargar de su mantenimiento.

Las puertas están diseñadas para contener un fuego y son esenciales para que no se propague. “Son garantía de estanquidad”, dice Fernando González, jefe de bomberos en la ciudad española de Barreiros. “Estas puertas lo que hacen es confinar el fuego, los humos y los gases durante un tiempo determinado, y eso para nosotros es fundamental porque nos da tiempo a trabajar”, argumenta.

Detalles de instalación

Por ese motivo, nunca se debe tener que utilizar llaves para abrir la puerta cortafuegos desde el garaje a la zona de escaleras o ascensores, y es recomendable que tampoco se tenga que utilizar llaves para entrar al garaje desde la zona de escaleras y/o ascensor.

La mayoría de los edificios modernos poseen puertas cortafuegos. Se debe consultar con las propias empresas constructoras o promotoras, o con técnicos especialistas, para saber qué tipo de puertas cortafuegos usar, cuál es su uso adecuado y dónde colocarlas.

Fuentes: construmatica.com y elprogreso.es

Ver también

Cuando la previsión disminuye riesgos: equipamiento para salidas de emergencia

Según las normas técnicas internacionales, una salida de emergencia es aquella que únicamente...

Cerraduras antibumping y escudos protectores

El bumping es una técnica inventada por cerrajeros en los...

Hospitales: puertas y herrajes que cuidan la salud

El sector de la salud actualmente es el que demanda...

Déjanos tus comentarios

Theme Settings